Maureen Aurelius es una Acólita del Eclipse Eterno y la hermana menor de Tiberius.

Biografía

Vida temprana

Maureen nació como la tercera y última hija de Maximus Aurelius y Valeria Albane, siete años después que Tiberius y nueve después de Serena. Debido a la guerra de la Llave Espada, su padre se fue con el resto de su familia a sentar los cimientos para el culto del Eclipse Eterno, quedándose ella y sus otros dos hermanos mayores con su madre en el castillo en el que vivían junto a su tía Yuki y sus primas mayores Mayela y Natalia, por lo que nunca llegó a conocer a su padre hasta que cumplió los siete años.

Su relación con Tiberius no fue muy buena debido a los celos infantiles que éste sentía hacia ella, por lo que se pasaba la mayor parte del tiempo jugando con su hermana y sus primas. Después de reunirse con el resto de su familia en el Mundo Inexistente, su madre no fue permitida volver a verlos, Serena ya no podía jugar con ella y Tiberius sencillamente pasaba de ella. Natalia y su madre habían muerto al desertar y Mayela estaba malherida.

Guerra de la Llave Espada

Durante sus primeros meses, Maureen se escapó del castillo para buscar a su madre pero fue secuestrada por los Caballeros del Alba para convertirla en un sujeto de prueba para los niños-soldado. Amane Kobayashi consiguió implantarle un cristal experimental que frenó su envejecimiento y la permitía aumentar sus capacidades físicas a partir de él, pero las dolorosas operaciones y ver gritar y fallecer a los intentos fallidos le traumaron. Pronto el Eclipse Eterno acudió en su rescate, pero al ver la devastación que habían causado se dio cuenta que ella no era más que una excusa del culto para demostrar su fuerza a sus rivales. Sin embargo, al volver, Tiberius se alegró de ver que estaba bien, que aunque lo negaba, le salían lágrimas de la emoción. Desde entonces, Maureen recuperó algo de fe en su hermano.

Al cabo de unos meses, Tiberius tomó la decisión de fugarse debido a su odio hacia la filosofía del culto y se llevó a Maureen consigo, prometiéndole que buscarían a su madre. Maureen se sentía algo mal abandonando su familia a su suerte pero le hizo muy feliz saber que su hermano estaba empezando a aceptarla de verdad.

Durante su viaje, el enfado irracional que Tiberius sentía hacia Maureen comenzó a desvanecerse gracias al tiempo que tuvieron solos para reconciliarse y vincularse. Eventualmente, Tiberius y Maureen fueron salvados por un espadachín solitario llamado Sephiroth, quien a pesar de participar en la guerra, su objetivo no era ganar y conseguir la Espada-χ, sino detener la guerra para que nadie alcanzase un poder que ningún mortal debería poseer. Tiberius y Maureen lo siguieron, y tras mostrar su empeño y admiración hacia sus ideales, fueron tomados bajo su tutela.

Durante los siguientes tres meses, las enseñanzas de Sephiroth cambiaron la forma de ver el mundo de los hermanos y su relación mejoró muchísimo. También ambos se convirtieron en grandes espadachines, a pesar de sus respectivas edades. Uno de sus viajes les llevaron al Coliseo del Olimpo, donde Sephiroth hizo frente a 1000 Sombras y se convirtió en una leyenda regional. Durante esa lucha Tiberius y Maureen salvaron a dos residentes, Luso Clemens y Adelle.

Sin embargo, tres meses después, sucedió el Gran Cataclismo que fragmentó el reino en diversos mundos. Sephiroth, Tiberius y Maureen consiguieron sobrevivir, pero al ver el resultado de la guerra y el fracaso de su cometido, Sephiroth cayó en la locura y declaró que la humanidad no tenía futuro, por lo que la única forma de salvarla de un eterno sufrimiento era acabando con su existencia, para el horror de sus aprendices. Por lo tanto, Tiberius tomó su Katana y le mató antes de que les pudiera matar él a ellos, disculpándose por tener que hacerlo para salvar a la humanidad. Sin nada más que hacer, los dos hermanos enterraron al ángel caído y fueron a los restos del campo de batalla en busca de supervivientes.

Entre los muchos guerreros que habían sucumbido a la oscuridad encontraron a una chica inconsciente que había sobrevivido a la explosión. Intentaron despertarla pero estaba tan traumatizada que se negaba a moverse, por lo que Tiberius la cargó en su espalda y los dos intentaron sacarla de allí. Sin embargo, se habían dado cuenta de que el reino entero se había fragmentado en diversos mundos, por lo que la única forma de salir de allí era mediante un corredor de las tinieblas, algo que sólo se podía hacer con la ayuda de la Dama Nocturna. Ésta, a cambio de permitirles dejar a la muchacha a salvo, tendrían que volver al castillo del Eclipse Eterno por voluntad propia. Tiberius accedió y dejó a la chica a salvo en el hospital de Villa Crepúsculo antes de volver al castillo.

Una vez allí, Maureen y Tiberius intentaron ayudar a Mayela a recuperarse de sus heridas y Maureen hizo lo que pudo para ayudarle a superar su pérdida. Pronto se percató de que su cuerpo ya no envejecía por culpa del cristal que los Caballeros le pusieron, pero ya no podía quitárselo. También despertó a su Poder Latente.

Preparativos para la Voz

Meses después, Octavius, su abuelo y fundador del Eclipse Eterno, profetizó que uno de sus nietos se convertiría en la "Voz", un receptáculo para la Dama Nocturna que el culto adoraba. Maureen, junto a todos sus hermanos y prima, fue encerrada en una habitación para pasar a un estado de profunda meditación hasta que uno de ellos escuchara la voz. Maureen fue la que oyó la voz de la Dama, pero se sintió horrorizada ante la idea de convertirse en una marioneta, por lo que Tiberius dio la cara por ella y se autoproclamó la Voz de la Dama.

Desde entonces, Octavius ordenó a sus hijos y nietos que cortasen toda relación con Tiberius, para que no tenga ningún apego que lo desviase de su destino. Maureen, remordida por haberse acobardado, se vio incapaz de hacer nada para ayudarlo, sufriendo en silencio por él. Sin embargo, no tenía ni la más remota idea de lo que le estaban haciendo allí.

Tres años después, sin embargo, Tiberius se escapó del castillo. Ella fue a la cámara en la que él estaba, que resultó ser una prisión. Allí encontró el recipiente en el que se encontraba el corazón de su padre, a quien no había conocido. Ella abrió el recipiente y Maximus, necesitando refugio antes de que la oscuridad lo engullese, se alojó dentro de el de su hija cuando ésta usó su Poder Latente. Lo siguiente que Maureen oyó de su hermano es que se había convertido en una Sombra a voluntad, frustrando la profecía de Octavius y salvándola a ella de la misma. Ésto no hizo más que hacerla sentirse peor consigo misma, a pesar de estar a salvo por fin.

Sueños de Destrucción

Personalidad

En su infancia, Maureen era una niña bastante simpática, abierta, y sociable. Sin embargo, cuando su hermano mayor se sacrificó porque ella fue incapaz de aceptar "su deber", Maureen se cerró casi por completo. Está abrumada por su arrepentimiento y sentimiento de culpa, y sabe que si revela esos sentimientos la gente descubrirá la verdad. Es por eso que se hace pasar por una persona impasiva, no mostrando emociones de ningún tipo a nadie.

Maureen se encuentra sufriendo un conflicto interno. No quiere convertirse en la Voz y perder su libertad, pero también sabe que por culpa de eso su hermano mayor está sufriendo en su lugar, por lo que quiere liberarle a él de una vez de ese sufrimiento, pero a su vez sabe que entonces su sacrificio no habrá servido para nada. Ésta ambivalencia no hace más que obligarla a considerarse a sí misma una cobarde hipócrita y odiarse como resultado, pero ahora que el Corazón de su padre está con ella, puede que él la ayude a tomar la iniciativa.

Estilo de combate

A pesar de su naturaleza caritativa, Maureen ha demostrado ser una luchadora de gran valor. Al igual que Tiberius, ella también aprendió su esgrima de Sephiroth, aunque en vez de dedicarse por completo a perfeccionar su estilo de lucha como su hermano, acabó optando por combinarlo con lo aprendido en el Eclipse Eterno.

Como su hermano mayor, su estilo de lucha se basa en la velocidad. Al atacar con dos espadas a la vez, Maureen puede realizar ataques débiles pero rápidos y repetidos, obligando a su adversario a defenderse solamente sin permitirle atacar. Gracias a su técnica, puede atacar a la vez que se mueve, abalanzándose hacia su adversario antes de que pueda reaccionar y atacarlo desde distintos flancos de forma seguida, haciendo casi imposible poder seguirle el ritmo.

El cristal que se le fue implantado en su cuerpo retiene su edad, pero a diferencia de versiones anteriores como el de Amaya Kobayashi, también aumenta sus capacidades físicas, permitiéndole moverse y luchar siempre como si estuviese en la condición física de un adulto, sin cansarse jamás. Además, tampoco necesita comer ni beber, pero sigue necesitando dormir. Su corazón todavía puede envejecer, pero sigue siendo una niña, por lo que es inmune a la Oscuridad. Todo ésto es por lo que la Dama Nocturna la ha elegido como receptáculo.

Su afinidad elemental es Agua, y su Rango de Maná es de rango A, por lo que, aunque no se pueda apreciar a simple vista, es uno de los miembros más poderosos de su familia. Sus hechizos suelen estar asociados con los flujos, el frío, los ciclos, las combinaciones y la transferencia de energía. Ha amaestrado el elemento primario y está casi al mismo nivel en su elemento secundario; el Hielo. Maureen no suele utilizarlo de manera ofensiva, pero ofrecen grandes ventajas para refrenar a sus adversarios en pleno combate, como desatar ráfagas de agua como maremotos contra ellos o atraparlos en un bloque de hielo. Aún es muy joven para empezar a amaestrar el elemento terciario del agua; Tiempo.

Poder Latente

Su Poder Latente es Amparo (シェルター Sherutā), que le concede la capacidad de ofrecer refugio a los corazones de otros. Se desconoce el número máximo de Corazones a los que puede dar refugio pero los da la libertad de permanecer dormidos dentro de ella, o mantenerse despiertos y ver lo que ella ve. También cabe añadir que a cambio de poseerlos ella tiene la habilidad de acceder a los Poderes Latentes de sus "invitados".

Catalizador Espiritual

Espada Aguja (Maureen).png

El Catalizador Espiritual de Maureen es una Espada Aguja que mezcla los diseños de las Espadas del Eclipse Eterno con el de su Shinobigatana. Viene a tener una funcionalidad similar a la de la última, siendo corta, ligera y fácil de usar, pero también puede ser utilizada como proyectil. Al ser un Catalizador Espiritual, tiene la ventaja de que puede reinvocarla en su mano cada vez que la suelta. Por tanto, puede lanzarla y recuperarla tantas veces como precise, siendo perfecta para ganar distancia o distraer a sus oponentes, pero lamentablemente no tiene muy buena puntería, por lo que por lo general suele tirar a ver si hay suerte.

También puede portarla junto con su Shinobigatana y proceder a luchar con espada doble. Es una técnica que ella ha desarrollado, como se ha mencionado antes, combinando el estilo de Sephiroth con el utilizado en el Eclipse Eterno. Ésto le proporciona ventaja en velocidad compensando su falta de fuerza física, pero aún le falta algo de práctica para amaestrar la espada doble.

Arma

Shinobigatana (Maureen).png

Durante su entrenamiento con Sephiroth, Maureen recibió una Shinobigatana (忍刀), la cual es en cierto modo una versión corta de una Katana. Maureen es pequeña, y por tanto, en aquel tiempo, manejar una Katana como la de Tiberius le resultaría difícil, por lo que Sephiroth le proporcionó una Shinobigatana para que tanto el entrenamiento como el combate le resultasen más sencillos. La porta en su mano derecha, y a veces alterna entre luchar sólo con ella o combinar su uso con su Espada Aguja.

Curiosidades

  • El rostro de Maureen, al igual que parcialmente su personalidad, están inspirados en Edna, un personaje de Tales of Zestiria.
  • En las etapas prototipo de Dreams of Destruction, Maureen iba a ser una Princesa del Corazón, pero al final Garmagic acabó descartando esa idea.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.