Los Seres Humanos (人間 Ningen), también conocidos como "Seres Completos", son criaturas creadas a partir de la Luz por Lumen para ser los habitantes principales de su reino.

Biología

Durante su creación, el tiempo de vida de los humanos fue limitado para impedir que se escapasen del control de Lumen. Al contar con poco menos de un siglo para vivir, los humanos no serían capaces de buscar demasiadas respuestas sobre lo que aconteció antes de su creación.

Además, para evitar que simpatizasen con su hermana, Umbra, en el caso de que llegasen a descubrirla y contactar con ella, Lumen los "programó" para que todo su ser reaccionara de forma negativa a la oscuridad que Umbra poseía, infringiendo un falso sentimiento de miedo y odio hacia ella y manteniéndolos a raya de su prisión. Sin embargo, hay humanos que ignoran éste hecho y realizan pactos con Umbra, a pesar de las consecuencias.

Los Humanos se dividen en tres componentes:

Corazón

El corazón es principalmente la fuente que proporciona individualidad y la capacidad de tener emociones. Aunque se le llama "corazón", en realidad no se trata del órgano del sistema cardiaco, sino de una fuente de vida lumínica que en cierto modo actuaría como su espíritu, dado que en el corazón también se guardan una huella de sus recuerdos. Los corazones más jóvenes son casi inmunes a la oscuridad.

Los corazones son lo único que no mueren de los humanos, reencarnándose en otro cuerpo cada vez que el humano muere, pero para evitar que recuerden lo que aconteció en su vida pasada, Lumen se lleva los corazones consigo al Reino de la Purificación del Corazón, donde les borra los recuerdos en un proceso que dura alrededor de diez años. La personalidad y motivos de un individuo, sin embargo, pueden verse reflejados en los de sus encarnaciones pasadas.

Los corazones son la fuente original de los Poderes Latentes, los cuales son diferentes por cada individuo pero permanecen bloqueados durante toda su vida. Los poderes sólo pueden ser despertados mediante un Catalizador Espiritual.

En un principio, Lumen los usaba para controlar los pensamientos humanos y hacer que cumplieran su voluntad, pero con el paso del tiempo la voluntad de los humanos se volvió más fuerte hasta el punto de que fueron capaces de tomar sus propias decisiones, escapando casi por completo de su control.

Componentes del Corazón

Un Corazón puede ser fracturado. Éste posee siete componentes que alberga cada uno un diferente sentimiento. Cada sentimiento guarda cierta cantidad de recuerdos, por lo que retirar uno o más componentes del corazón causa la pérdida de recuerdos específicos. Sólo puede dividirse en dos, pero la cantidad de componentes que se lleva pueden ser de uno a seis. Cuanto menos componentes se lleve, más afectadas se verán sus capacidades racionales. Sin embargo, cuando un Corazón lleva fragmentado durante un largo periodo de tiempo, sus componentes podrán recuperar sus capacidades racionales dependiendo de cuántos componentes tenga. Ambos actuarán como entidades separadas, pero habrá una conexión entra ambas y no pararán de atraerse unas a otras, por mucho que se quieran rechazar.

Los siete componentes del Corazón no se dividen como "positivos" o "negativos" de manera objetiva dado que todos tienen una función específica, las cuales a veces pueden ser ignoradas dependiendo de la personalidad del individuo:

  • Miedo: El componente que actúa como instinto de supervivencia, permitiendo al humano saber cuándo se encuentra en una situación de peligro y huir de ella.
  • Ira: El componente que actúa como incentivo para tomar la iniciativa en situaciones desesperadas, usando celos u odio para permitir al humano querer sobrepasar sus propios límites.
  • Tristeza: El componente que hace uso la pérdida y el luto para hacerle madurar, permitiendo al humano abrir los ojos cuando pierde algo a lo que se ha aferrado y reinventarse para adaptarse a su nueva situación.
  • Alegría: El componente que crea un efecto de placer cuando el humano hace algo que le gusta. Le incita ganas de querer experimentar eso otra vez y le motiva a querer seguir viviendo, siendo otro instinto de supervivencia.
  • Ambición: El componente que motiva al humano a querer llegar tan lejos como pueda, permitiéndolo marcarse un objetivo y recibiendo la motivación necesaria para alcanzarlo si tiene el poder necesario para ello.
  • Amabilidad: El componente que usa los apegos emocionales y la simpatía para entender los sentimientos de los demás y querer hacer algo por aquellos que están sufriendo, siendo el principal motivador para querer tener amigos.
  • Amor: El componente principalmente se centra en asegurar la supervivencia de la especie, aunque se cree que es la raíz de todos los demás sentimientos. Crea un sentimiento de dependencia hacia otro humano, causando gran felicidad cuando está junto a él o ella. También es aplicable hacia sus hijos, a quienes debe proteger hasta que puedan valerse por sí mismos.

Cuerpo

El cuerpo es el receptáculo que protege el cuerpo de agentes externos que puedan dañarlo o corromperlo. El cuerpo no es indestructible, y es la fuente principal de la mortalidad de los humanos. Con el paso del tiempo, el cuerpo se deteriora, hasta el punto de que se quiebra y libera los otros dos componentes, resultando en la muerte.

El cuerpo generalmente refleja la imagen del corazón que lo posee, por lo que los distintos cuerpos en los que el Corazón se reencarne pueden tener rasgos físicos similares. Por el contrario, si el cuerpo no posee corazón, puede que sus rasgos físicos se borren por completo. Un cuerpo también puede albergar a más de un corazón, pero sólo puede estar bajo el control de uno y si más de uno desea el control, puede causar un grave conflicto.

El cuerpo es un factor importante en la clase de magia que un humano puede usar. Ésto es un factor hereditario llamado "afinidad elemental", que se transmite de padres a hijos, pero también es posible que el hijo herede ambas afinidades de sus padres si son distintas, pero sucede uno de cada seis casos.

Alma

El principal rol del alma es dar vida al cuerpo. Es lo que lo permite moverse y mantenerse animado hats que llega a su estado de expiración. Cuando un humano muere, su alma transporta su corazón al Reino de la Purificación del Corazón a salvo.

El alma posee una energía llamada maná, cuya cantidad define si un humano tiene aptitud para la magia. Con su maná, el humano puede interactuar e incluso manipular los elementos del entorno, pero el límite hasta que se puede manipular depende de la cantidad de maná que posea el alma. Un humano con poco maná podría sólo crear un remolino en una piscina, mientras que uno con mucho maná podría abrir un paso en mitad de un océano, pero por supuesto, no se puede usar magia indefinidamente, y el maná es agotable hasta que se necesite recargar.

A diferencia de los corazones, las almas no se reencarnan. Son creadas cuando un nuevo humano nace, y cuando muere y ésta cumple con su función, su alma es transportada al inframundo, donde Hades se encarga de que queden encerradas en el pozo de las almas hasta que se pudran y desvanezcan después de siglos sin tener contacto con el mundo exterior. Además, tras haberse mantenido mucho tiempo conviviendo con su respectivo corazón, es capaz de adquirir su personalidad.

Hay ocasiones en las que un Alma, antes de cumplir con su función de enviar su corazón al Reino de la Purificación, es abrumada por los deseos de un corazón que murió sin cumplir un objetivo y ambos se fusionan, convirtiéndose en un Atrapasueños. El que se conviertan en Espíritus o Pesadillas depende de que si su objetivo final es puro o malicioso.

Poderes

Poderes Latentes

El Poder Latente (潜在力 Senzai-ryoku, "Potencial") es una habilidad concedida por el corazón, única en cada individuo. En la mayoría de los casos permanece inaccesible para el humano, pero es posible despertarlo forjando un catalizador espiritual. Desde ese punto, un humano puede acceder a su poder latente a voluntad. No se puede escoger aquel con el que se nace, pero sí que se puede usar indefinidamente sin consecuencia alguna siempre que se mantenga la concentración.

El Catalizador Espiritual (精神的な触媒 Seishin-tekina Shokubai) suele ser un arma o herramienta invocable que, mientras que no tiene que ver con el poder despertado, sí que tiene la forma y utilidad que el usuario desee. En la mayoría de los casos ha demostrado ser una Llave Espada por su utilidad superior, pero otro tipo de armas han sido utilizadas.

Si un cuerpo es un anfitrión de dos Corazones, el individuo tendrá acceso a los Poderes Latentes y Catalizadores Espirituales de ambos.

Magia

La Magia (マジック Majikku) es el arte de la manipulación de las fuerzas de la naturaleza a través del maná y del conocimiento. Mediante siglos de estudio, los practicantes de este arte, llamados Magos, Hechiceros o Brujos, han sido capaces de aprender a manipular el maná (o energía mágica) de sus almas, y canalizarlo a través del conocimiento de los elementos.

Como se ha mencionado antes, la capacidad de Maná es diferente en cada alma, pero todos los seres humanos pueden utilizar magia si estudian lo sificiente. La capacidad de maná que recibe un humano al nacer es completamente aleatoria, y se categoriza en Rangos de A a E, de mayor a menor. El Rango EX sólo puede alcanzarse mediante pactos con Lumen o Umbra, el cual permite un control absoluto y veloz.

La cantidad de maná en un alma determina hasta qué punto puede uno manipular los elementos, pero la afinidad elemental del cuerpo determina qué elemento(s) pueden manipular. Hay cuatro elementos primarios que definen la afinidad elemental del individuo, que con profundo estudio se pueden acceder a los elementos secundarios y eventualmente terciarios si se adquiere el conocimiento necesario. Un hijo puede heredar la afinidad elemental de uno de sus padres al azar, o, con suerte, la de ambos, pero ésto ocurre uno de cada seis casos. Los elementos primarios y secundarios son:

  • Fuego: El elemento de las Llamas. Sus hechizos suelen estar asociados con la consunción, el calor, los combustibles y los aumentos de energía.
    • Combustión: Se basa en generar reacciones explosivas o liberar mucha energía a la vez.
      • Luna: Se basa en extraer poder del mismísimo Reino de la Purificación del Corazón, similar a un pacto, en el que se transmite parcialmente poder a la luna para recibirlo todo de golpe durante la noche.
  • Agua: El elemento de los Mares. Sus hechizos suelen estar asociados con los flujos, el frío, los ciclos, las combinaciones y la transferencia de energía.
    • Hielo: Se basa en congelar el agua para solidificarla y manipular su forma, convirtiéndolo en una prisión o en espigas afiladas.
      • Tiempo: Se basa en la manipulación del flujo del tiempo, ralentizándolo alrededor de un individuo para poder moverse con mayor velocidad o tener más tiempo para reaccionar.
  • Tierra: El elemento de las Rocas. Sus hechizos suelen estar asociados con la inmovilidad, los seísmos, el cultivo de energía y la acumulación de energía.
    • Magnetismo: Se basa en la manipulación de las energías que se atraen o repelen unas a otras para interactuar con objetos que no están o estuvieron vivos sin necesidad de tocarlos.
      • Gravedad: Se basa en la manipulación de las fuerzas que mantienen a uno en el suelo, haciéndolo más ligero para alcanzar lugares que de otra forma no podría, o haciéndolo más pesado para retenerlo donde está.
  • Aire: El elemento de los Vientos. Sus hechizos suelen estar asociados con las fuerzas cinéticas, la energía estática, la densidad y las manipulaciones.
    • Relámpago: Se basa en la manipulación de las fuerzas cinéticas y estáticas para generar reacciones eléctricas y así controlar la electricidad.
      • Ilusión: Se basa en el uso de la densidad del aire para engañar a los sentidos de la vista y el oído.
  • Vacío: la equivalencia a la Magia Negra. Un elemento antinatural con el que no se nace, sino que se adquiere mediante un peligroso procedimiento que provocará a uno perder su humanidad. Gobierna sobre las fuerzas más antiguas de la existencia propia, como la antimateria, agujeros negros o materia oscura, y permite manipular a voluntad los elementos que componen el la materia orgánica, descomponiendo el cuerpo de uno mismo en átomos y transportarse sin sufrir daños. Los únicos conocidos que han sido capaces de obtener éste elemento son Octavius Aurelius y Sephiroth.
    • Nigromancia: Permite reanimar cuerpos de humanos fallecidos y mantenerlos activos sin descomponerse. Una magia tabú que proporciona al hechicero cierto número de lacayos sin voluntad propia que obedecerán sus órdenes al pie de la letra, siempre y cuando tengan la capacidad para mantenerlos en éste mundo.
      • Meteor: La magia más devastadora de todas. Permite la invocación de un meteorito compuesto de antimateria que provoca una Supernova, una explosión de energías capaces de eliminar incluso a la mismísima Semilla del Origen.

Luz

La Luz es la fuerza vital de la que están compuestos los corazones humanos. Son capaces de acceder a éste poder mediante la serenidad y control emocional, manteniendo una estabilidad espiritual centrada en el orden y no ofuscada por ningún sentimiento.

Requiere años de práctica, pero es posible acceder a su luz interior y usarla con fines curativos o combativos, pudiendo restaurar el cuerpo y mente de un individuo o generando rayos o esferas explosivas de luz, aunque los últimos apenas dañan a los seres humanos pero son excepcionalmente efectivas contra seres incompletos. Por supuesto, la potencia de éstos hechizos depende del rango de Maná.

Oscuridad

La Oscuridad es la manifestación física de los sentimientos y la antítesis de la Luz, y por tanto un elemento nocivo para los humanos. A pesar de eso, hay oscuridad en todos los corazones humanos. Lo que pasa es que resulta inaccesible para éstos a menos que reaccione a sentimientos como ira o miedo, lo cual fue originalmente intencionado por Lumen para que los humanos vieran dicha fuerza como algo negativo, subestimando su codicia o necesidad de poder gratuito.

La oscuridad no puede ser controlada a voluntad por los humanos, y acceder a ella puede desestabilizarlos mental y emocionalmente. Les permite acceder a llamas oscuras que pueden valer para aumentar sus capacidades físicas hasta cierto grado, y al entrar en contacto con el corazón de otro individuo, fuerzan sus sentimientos de ira o miedo contra él. Si los sentimientos forzados son muy fuertes el individuo afectado entrará en un estado similar al de su atacante, propagando los sentimientos oscuros como una enfermedad. Si el corazón afectado es de voluntad muy débil, el individuo afectado se convertirá en una Sombra (o Sincorazón, dependiendo de la época), y empezará a devorar corazones humanos sin control cada vez que pueda, consumiéndolos en sí mismo para aliviar su dolor. El poder inicial de la Sombra se verá reflejado en la cantidad de Oscuridad que alberga el corazón. También hay casos en el que la voluntad de vivir del humano es muy fuerte y el cuerpo se aferra al alma, por lo que se mantiene con vida y ambos se convierten en un Vestigio (o Incorpóreo, dependiendo de la época).

Hay casos excepcionales en los que un humano puede aceptar la oscuridad de su corazón como parte de sí mismo. Si se da el caso, su corazón sufrirá una mutación en la que se convertirá en lo opuesto de lo que es: una fuente de oscuridad autosuficiente. Desde ese instante, será capaz de generar y usar Oscuridad sin perder la cordura o reaccionar negativamente ante ésta energía, usando sus propios sentimientos negativos como fuente de poder. Sin embargo, dado que la oscuridad es la manifestación física de los sentimientos, el cuerpo del humano se verá cada vez más abrumado y dañado por sus propios sentimientos negativos y empezará a enfermar por ello. Afortunadamente, la Oscuridad es una energía consumible, por lo que si canaliza esos sentimientos en llamas contra otros seres o la invierte para aumentar sus capacidades físicas, puede deshacerse de esos sentimientos. Cabe añadir que si un humano muta su propio corazón en una fuente de oscuridad, no habrá vuelta atrás, y condenará a todas sus reencarnaciones a sufrir los mismos efectos, solo que ésta vez sin saber por qué ni cómo controlarlos y tendrá que aprender a manejar sus habilidades de nuevo.

Pactos

A pesar de los Poderes Latentes, la Magia, y su control sobre su propia Luz u Oscuridad, los seres humanos son débiles por naturaleza, pero a través de ciertos medios pueden adquirir más poder. La forma más efectiva de conseguirlo es realizando pactos con Lumen o con Umbra, aunque traen terribles consecuencias.

Pactos con Lumen

Un pacto con Lumen requiere hacer un trato. Lumen puede otorgar al ser humano poderes psíquicos si a cambio realiza una tarea para él. Lumen utiliza éstos pactos para beneficio propio, ya que puede ordenar a sus socios que realicen el trabajo sucio por él y mantener un mejor control sobre la humanidad.

La energía lumínica que Lumen transfiere a sus corazones les otorga un gran poder, como telequinesia, levitación, o curación instantánea. Sin embargo, estos pactos suponen un gran compromiso, y la mayoría acaban lamentando hacer el pacto, ya que el pacto es una especie de maldición que Lumen puede implantar en un humano si éste le da su consentimiento, y dicha maldición le permitirá tomar control de su cuerpo y acabar el trabajo si no cumple con las condiciones o sencillamente matándolo.

Pactos con Umbra

Realizar un pacto con Umbra es más peligroso debido a que la naturaleza humana está configurada para que rechace la oscuridad, pero el precio que pide Umbra a cambio de otorgar poderes es mucho menos comprometido que los que hace Lumen, por lo que realizar pactos con ella resulta más atractivo que con su hermano.

Lo único que Umbra pide es acceder a su corazón para poder compartir sus sentimientos de soledad, miedo e ira, ya que si lo hace su poder y su influencia en el mundo serán mayores, haciendo que Lumen pierda el control. Ésto puede significar que la influencia que el alma tenga sobre el corazón sea anulada por completo, resultando en la pérdida de sus capacidades racionales y aumentando sus impulsos agresivos (aunque es en parte culpa de Lumen). Umbra no puede otorgar poderes psíquicos, pero sí que puede aumentar las habilidades del cuerpo, ofreciendo un considerable aumento de las capacidades físicas (fuerza, velocidad) e incluso otorgar el conocimiento de abrir Corredores de la Oscuridad para viajar entre mundos.

Por desgracia, al perder temporalmente las capacidades racionales, los humanos se dejan llevar por la codicia o desesperación que originó la necesidad del pacto. Progresivamente van pidiendo más y más poder y no saben cómo controlarse, hasta el punto de que el cuerpo es sobrecargado por la energía solicitada y se rompe. Normalmente ésto resultaría en la muerte, pero al estar tan cargado de oscuridad, Lumen no puede permitir que el corazón penetre en el Reino de la Purificación del Corazón y contagie la oscuridad al resto de corazones, por lo que el corazón mantiene conciencia propia y se convierte en una Sombra.

Pactos con Hadas Menores

Las hadas son criaturas de luz pura, y pueden conceder sus poderes a sin pedir nada a cambio. Sin embargo, su única condición es que el uso que le den a esos poderes sea para proteger, no destruir. Por eso, los únicos a los que permiten conceder poderes es a los niños, dado que por lo general, sus intenciones son puras y no son susceptibles a la corrupción.

Como efecto secundario, dado que las hadas son seres atemporales, los que realizan muchos pactos con ellas no envejecen y se mantienen como niños mientras sigan unidos a ellas. Hana Ikari y Peter Pan son ejemplos de niños que han realizado pactos con hadas y se han mantenido como niños a causa de eso.

Pactos con la Semilla del Origen

Los únicos que han sido capaces de ésto han sido Hikari Ayanami y posiblemente sus antepasados. Básicamente consiste en extraer el poder de la Luz y de la Oscuridad a la vez de la Semilla. Al no ser un "pacto" como tal, éste método por lo general no requiere hacer tratos ni venderse a un ser Primordial, ya que no sólo les permite materializar energía oscura y lumínica de la nada, sino que les concede poderes psíquicos a través de la Luz y potencia sus capacidades físicas a través de la Oscuridad. También permite regenerar heridas de manera progresiva. Sin embargo, dado que la oscuridad es nociva para los humanos, quién hace esa clase de pactos arriesga ser convertido en una Sombra. Yui Ayanami, siendo la propia semilla encarnada, es la única que puede hacer éstos pactos sin consecuencia alguna.

Curiosidades

  • El término de Poder Latente está inspirado en los Poderes de Máscaras Kanohi del Universo Bionicle.
  • Nota del Autor: Ésta página ha sido creada principalmente para Dreams of Destruction, que tiene una naturaleza diferente al resto de Kingdom Hearts. Es libre de uso, pero por favor, no cambiéis demasiado el contenido. Si queréis crear una página que tenga más parecido a los Humanos de Kingdom Hearts, sugiero que utilicéis "Ser Completo". Gracias por entenderlo.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.